6 consejos para aliviar el dolor de ojos 

Cómo aliviar el dolor de los ojos después de nadarDurante el verano y uno de nuestros planes favoritos es ponernos el bañador y lanzarnos a nadar. Ya sea en la piscina, en la playa o en el lago de un pueblecito perdido, tendremos que prestar especial cuidado a nuestros ojos si no queremos salir con ellos irritados.

Es común acudir a la piscina y sentir escozor en los ojos al bucear sin gafas. Esto se debe a que en el agua existen productos desinfectantes (como el cloro, entre otros) que nos alteran nuestra película lagrimal. Este film nos protege el ojo del exterior y es el responsable de que esté bien lubricado y confortable. Cuando esta barrera no está en buenas condiciones, nuestros ojos están más expuestos a las agresiones externas y pueden irritarse con mayor facilidad. Si acudimos a la piscina y no protegemos nuestros ojos con unas buenas gafas de buceo, la probabilidad de salir del agua con alguna molestia, es muy alta.  Por tanto, uno de los puntos más importantes para evitar la irritación ocular después de nadar es protegernos adecuadamente antes de meternos en el agua

Otra pauta a tener en cuenta es la de no nadar con lentes de contacto. Durante el baño, pueden salirse e incluso romperse y provocarnos lesiones graves. En el peor de los casos, podrían producirnos una infección en la córnea si se quedase alojada alguna bacteria proveniente del agua. ¡Así que mucho cuidado!

Presta especial cuidado si vas a nadar a alguna zona natural. Los ríos o lagos no siempre son aptos para el baño. Evita las aguas estancadas (o verdosas), pueden ser un caldo de cultivo de muchas bacterias perjudiciales para tus ojos.

Teniendo estas ideas en la cabeza, si tras finalizar tu baño de verano notas que tus ojos están irritados, lo primero que debes hacer es lavar con abundante agua fría, para ayudar a desplazar a los agentes irritantes presentes en la conjuntiva. También te ofrecerá alivio y frescor.

Después aplica unas gotas oculares especiales para restaurar la hidratación de la película lagrimal y calmar el escozor generado. Te aconsejo que lleves siempre en tu neceser de verano un envase de lágrimas artificiales, pues te serán muy útiles ante cualquier imprevisto.

Si al llegar a casa notas que todavía tienes los ojos molestos, te recomiendo que hagas esto: coge dos discos desmaquillantes e imprégnalos de tu desmaquillante habitual. Mételos un par de minutitos en el congelador. Déjalos reposar sobre tus ojos ¡y siente cómo mejora la hinchazón y sientes alivio instantáneo!

¡Cuida tus ojos este verano!