Dale la importancia que merece a tus cejas

Muchas veces nos olvidamos de algo tan importante como son las cejas en nuestro rostro. Y sino ¿cuántas de vosotras salís sin maquillarlas?

Hoy daré unos tips desde mi punto de vista y lo que me funciona en mi día a día, al igual que trucos para saber tener unas cejas de 10.

Tus cejas forman parte de la expresión de tu rostro, deberás de poner especial atención al depilarlas y diseñarlas

  • Hago un inciso y es que para la depilación de nuestras cejas por primera vez acudamos a un profesional y posteriormente podemos nosotras arreglarlas solas en casa.

¿Cómo lo hacemos?

  • Para saber dónde comienza nuestra ceja, debemos coger un lápiz  y trazaremos una línea recta desde la aleta de la nariz pasando por el lagrimal y llegando al supuesto comienzo de nuestra ceja. Donde se cruza será el inicio de ésta.
  • Para saber el ángulo o arco de nuestra ceja debemos trazar una línea desde la comisura de la nariz hasta el centro del iris.
  • Y el final de nuestra ceja se determina colocando el lápiz desde la comisura de la nariz hasta el final del ojo.

Lo más importante es que no todo el mundo tiene que tener el mismo estilo de ceja y querer depilarse las cejas del mismo modo, según el tipo de cara que tengamos nos favorecerá más un tipo de ceja que otro en cuanto a la depilación y diseño de las mismas. Como por ejemplo:

  • Si tenemos un rostro redondo: arquear un poco la ceja, con un ángulo elevado.
  • Si tenemos un rostro cuadrado: evitar las cejas redondas o muy planas.
  • Si tienes el rostro alargado: unas cejas planas o rectas.
  • Si tienes el rostro triangular: unas cejas cortas y delgadas.
  • Si nuestros ojos son pequeños y con volumen en el párpado: jugar con las cejas para que parezcan más grandes, dejando éstas más pobladas de lo habitual.
  • Si tenemos juntos los ojos: separarlas más a la hora del diseño.

Pero lo que es cierto es que cada una de nosotras debemos adecuarnos a nuestra mirada, lo que nuestros ojos expresen. Si nos acatamos a modas, la época de las cejas perfectas e hiperdepiladas ha pasado y se estila otro tipo de cejas, más gruesas y pobladas fundamentalmente.

Comenzaríamos el diseño de nuestras cejas observando si tenemos que maquillar alguna calvita que tengamos en ellas. Para ello cogemos el lápiz y con pequeños trazos vamos completando el hueco que nos quede. Nunca pintar la ceja como tal, es decir siempre hacer pequeños trazos como pequeñas rayitas en las calvas que tengamos, simulando los pelitos de ellas.

Por otro lado podemos perfilar las cejas y hacerlas simétricas unas con otras. Para ello cogemos el cepillo que viene en el lapicero (casi todos lo tienen) y cepillamos la ceja para ver qué pelos quedan sueltos. Si vemos que sobresalen mucho, antes deberíamos depilar o cortar con unas pequeñas tijeras (pero este paso no se hace a diario, como mucho una vez cada 15 días más o menos)

Para poder definir nuestras cejas debemos usar un lápiz adecuado para nuestro color de cejas. Nunca más oscuro ni más claro. Y siempre hipoalergénico y de alta tolerancia para que no nos de ningún tipo de alergias, recomiendo el de Belcils sin duda.

Resalto el lápiz de Belcils porque tiene la particularidad de tener cepillo por un lado y lápiz por otro, perfecto!

TRUCO: Aplícate iluminador en el arco de la ceja, así resaltarás más la mirada