A pesar de que puedas pensar que es algo relacionado con tener los ojos limpios, el término higiene visual aplicado a la óptica y optometría tiene otro significado diferente.  Este significado está relacionado con la mejora del cansancio o fatiga ocular.

¿Qué es entonces la higiene visual?

Este término está relacionado con la implantación de una serie de pautas para mejorar nuestra salud visual desde un punto de vista de la ergonomía de la visión.

Esta definición puede parecer un poco complicada, pero pasamos a explicártelo con todo detalle.

En términos fáciles de entender, ergonomía es el conjunto de procedimientos que destinamos a un óptimo desarrollo de cualquier actividad. El objetivo es adaptar el trabajo a las capacidades del ser humano.

Si combinamos ergonomía y visión, se puede decir que la ergonomía visual son el conjunto de medidas necesarias para que nuestra visión se produzca en óptimas condiciones cuando realizamos un trabajo.

Y llevado esto al siglo XXI, cuando decimos trabajo, decimos “pantallas”.

También se puede hablar de otros ámbitos de trabajo, pero las pantallas es uno de los mayores riesgos para nuestra salud visual en los tiempos que vivimos.

Cuando hablamos de pantallas, hablamos desde la que tiene nuestro móvil de 5 pulgadas, hasta la de nuestra increíble televisión de 55.

Y el único problema de las pantallas no es la archiconocida luz azul que emiten, sino otros problemas que pueden generar en nuestra salud.

Sigue leyendo para saber de lo que te hablo.

 

Te voy a comentar una serie de medidas/pautas que deberías seguir para evitar problemas de molestias oculares asociadas a la fatiga:

  • Lo más importante es usar mucha luz siempre que trabajes. Cuando hablo de luz, hablo de luz natural a ser posible. Pero en el caso de que necesites trabajar/leer cuando haya caído la noche, es muy importante usar un foco de luz externa a la pantalla con la que estés trabajando.

El hecho de que haya luz, implica que los ojos puedan hacer su función mucho más relajados que en ausencia de ella.

Esto también se aplica para cuando vemos la televisión. A casi todos nos gusta apagar todas las luces y ver nuestra película o serie favorita con la pantalla como única fuente de iluminación. Esto tiene un gran componente emocional, pero desde el punto de vista de la higiene visual es contraproducente.

  • Otra pauta/recomendación que deberías tener muy en cuenta, es la distancia de trabajo. No es nada recomendable pegarse la pantalla del Tablet o del ordenador a los ojos. Todos recordamos cuando de pequeños nuestros padres nos decían que no nos pegáramos a la tele porque nos íbamos a quedar ciegos. ¿verdad?

Ciegos es una exageración, pero nuestro sistema visual se estresa mucho cuando hacemos esto.

  • La postura también es muy importante: cuando estamos sentados muchas horas delante del ordenador, es imposible mantener siempre una postura equilibrada. Por muchas recomendaciones que nos den, tanto el fisioterapeuta, como el traumatólogo, como las decenas de páginas que vemos en internet, nunca hacemos caso de ello. Pero no lo hacemos porque no queramos, porque a ninguno nos gusta que nos duela la cabeza, la espalda o sentir esa molesta fatiga ocular por la que estás leyendo este artículo.

La recomendación es mantener la espalda lo más recta posible, y tratar de evitar bajar la cabeza demasiado para que sufran nuestro cuello y por consiguiente las cervicales.  Hay que ser consciente y activo en mantener una postura correcta al menos durante 25 minutos, y después levantarte y descansar. Es la famosa regla del 25/5 para actividades prolongadas con pantallas. 25 minutos de trabajo, 5 de descanso.

 

¿Que no te es posible levantarte y/o descansar porque trabajas con pantalla y además de cara al público?

Entonces adecúa esta regla a tus condiciones de trabajo, pero procura ser consciente de la posición que adoptas.

Una postura correcta a la hora de trabajar, también redundará en una mejora de la condición visual.

  • Dentro de esta medida relacionada con la postura, es muy importante que siempre mantengamos el motivo con el que trabajamos por debajo de la línea de nuestros ojos.

Si colocamos la pantalla de forma que tengamos que mirar constantemente hacia arriba, nuestros ojos se van a cansar mucho más, por una obvia cuestión de fisiología (siempre es duro más subir una cuesta que bajarla).

También es muy importante ser conscientes de nuestro parpadeo. Cuando trabajamos en cerca, muchas veces nos olvidamos de parpadear porque la actividad que desarrollamos nos absorbe.

 

Estas tres medidas básicas de higiene visual, darán como resultado que tu cansancio ocular se vea reducido. Si cambias tus hábitos progresivamente, empezarás a notar mejoría en un breve espacio de tiempo.

Durante todo el artículo hemos hablado de pantallas, pero esto también es aplicable a otros muchos trabajos en los que la atención visual prolongada es indispensable: talleres textiles, delineantes/arquitectos, trabajos de cocina,  relojería y joyería, etc.

Esperamos que tras un tiempo de seguir estas pautas, tus molestias oculares relacionadas con el cansancio hayan mejorado. Y si no sufres de estas molestias, mejor prevenir que curar, empieza a adoptarlas cuanto antes y disfruta de una buena salud ocular.

Si te ha gustado, comparte en tus redes sociales.

Hasta pronto.