¿Sabías que la función principal que tienen las pestañas es proteger al ojo? Lejos de la función estética que prima en nuestros días, las pestañas son las grandes aliadas de nuestra visión. 

Gracias a ellas, se evita la entrada de impurezas y de microorganismos en el interior del globo ocular. También, nos protegen frente a la radiación solar, una función muy importante ya que sin ellas sufriríamos de forma continuada innumerables irritaciones.

Se encuentran dispuestas en los bordes de los párpados, en forma de hilera, pero con diferente espesor: en el párpado superior podemos encontrar unas 200 pestañas, pero en el inferior solo unas 80.  Las pestañas se renuevan cada 5-6 meses y tardan en crecer de 7 a 8 semanas, por lo que debemos cuidarlas con sumo cuidado para mantenerlas en perfecto estado.

 

¿Qué podemos hacer para tener unas pestañas fuertes y sanas?

No debemos olvidar que unas pestañas bien cuidadas dan intensidad a la mirada. Para conseguirlas, solo tenemos que seguir estos consejos:

 

1. La limpieza y desmaquillado de las pestañas es un paso obligatorio en la rutina de cuidados. 

Las pestañas actúan como filtro para impedir que partículas externas entren en el globo ocular. Por ello, es necesario que realicemos una limpieza adecuada para poder eliminarlas. 

Si utilizas maquillaje, retíralo siempre antes de ir a dormir. El uso de un producto limpiador o desmaquillante específico para los ojos, hipoalergénico, con un pH similar al de las lágrimas, sin alcohol y sin perfumes es fundamental para cuidar adecuadamente las pestañas.

 

 

2. Los tratamientos revitalizantes y regeneradores, un recurso imprescindible.

Compuestos a base de aceite de ricino, jojoba, Vitamina E…Te ayudarán a fortalecer las pestañas, nutriéndolas en profundidad y aportando brillo y vitalidad.  Aplícalos siempre de noche, para que actúen mientras duermes.

 

 

3. Utiliza máscaras de pestañas con tratamiento, potenciarás los efectos.

Puedes conseguir unas pestañas de escándalo si además de buscar máscaras de pestañas que las coloreen, incluyan activos que mejoren la fortaleza, la hidratación o el color natural de tus pestañas.

Tu farmacéutico puede recomendarte este tipo de productos aptos para ojos sensibles y testados oftalmológicamente.

 

4. Si observas que se caen más de lo habitual, pon solución.

Son múltiples los factores que pueden inducir a que tus pestañas caigan. Por un lado, el uso de rizadores o de pestañas postizas y extensiones. Por otro lado, el uso de maquillaje y no retirarlo de forma adecuada. 

En último lugar, llevar una mala alimentación o sufrir de estrés también puede afectar a la salud de tus pestañas.

Ante todos estos factores tan diversos, podemos recurrir a productos que mejoren la fijación de la pestaña a la dermis, reduciendo significativamente la caída de las mismas. 

Estos productos potencian la actividad de la queratina natural, prolongando la fase de crecimiento de la pestañas.

 

Cumpliendo estos sencillos consejos y siendo constante en tus tratamientos, conseguirás tener unas pestañas bonitas y sanas.