¿Cómo cuidar y tratar nuestros ojos sensibles
de la conjuntivitis alérgica?

post-salud-dentro

Es habitual asociar las reacciones alérgicas con el otoño, pero otra época problemática para las personas alérgicas en primavera. En esta estación aumenta la concentración de sustancias responsables de la sobrerreacción del sistema inmunológico, como son el polen, los ácaros, el pelo de los animales domésticos, el moho y la suciedad. Sumado al hecho de que pasamos más tiempo en lugares cerrados, esto hace que el ojo sufra las consecuencias.

 

¿Qué es la conjuntivitis alérgica?

Cuando el ojo está expuesto a elementos que le causan alergia, las células del sistema inmune reaccionan liberando las sustancias (entre ellas, histamina) responsables de los síntomas de la conjuntivitis alérgica. Lo llamamos conjuntivitis porque la conjuntiva del ojo (la membrana que recubre la superficie ocular y el interior de los párpados) se irrita e inflama, lo que provoca los siguientes signos y síntomas:

  1. Picor intenso (el más característico).
  2. Ojo rojo (habitualmente en ambos ojos).
  3. Lagrimeo (ojos llorosos).
  4. Sensación de cuerpo extraño.
  5. Sensibilidad a la luz (fotofobia).
  6. Secreción algo viscosa.
  7. Párpados hinchados (por acumulación de líquidos).

 

Consejos de cuidado

El mejor tratamiento para la conjuntivitis alérgica es evitar en lo posible los desencadenantes comunes: polvo, polen y moho. Además, podemos seguir unas pautas de comportamiento para minimizar sus efectos:

Evitar frotarse los ojos, ya que puede empeorar el picor.

Lavarse las manos para evitar la transmisión de los alérgenos a la cara y los ojos.

Cuidar la higiene del párpado con jabones de pH neutro.

Usar gafas de sol si estamos en el exterior, lo que también nos protegerá de los rayos ultravioletas, peligrosos durante todo el año para nuestra salud ocular.

Mantener las ventanas de casa cerradas y evitar el aire seco.

Cuidar especialmente la higiene de las lentes de contacto.

Uno de los signos más molestos de la conjuntivitis alérgica es la hinchazón de los párpados al despertar. Este edema provoca una sensación de congestión muy molesta y causa efecto de mala cara. El tratamiento reductor de bolsas de Belcils ayuda a corregir y disminuir este efecto, ya que descongestiona los párpados gracias a sus activos naturales. El extracto de manzanilla descongestiona, alivia la fatiga de los párpados hinchados y proporciona una sensación inmediata de descanso; el extracto de cola de caballo, gracias a su efecto drenante, aporta tonicidad, vitalidad y elasticidad; y el aceite de caléndula da suavidad al contorno de los ojos.

Este producto es ideal para personas que habitualmente sufren reacciones alérgicas, ya que es hipoalergénico y ha sido testado bajo control dermatológico y oftalmológico. Se puede usar cada día por la mañana y por la noche para notar un mayor alivio y descongestión.

Cuida tus ojos, con ellos vemos la belleza.