La radiación solar influye
en la aparición de enfermedades oculares

Las gafas de sol son un elemento fundamental para la protección y el cuidado de nuestros ojos frente a la radiación solar, para evitar la aparición de cataratas y otras patologías graves.

Ahora que llega el verano, debemos prestar un cuidado especial a la protección de nuestros ojos frente al sol. Para disminuir el efecto de las radiaciones solares sobre nuestros ojos es muy importante el uso de las gafas de sol. En este post te explicamos cómo proteger tus ojos sensibles y escoger las gafas de sol que mejor se adecuen a tus necesidades.

¿Por qué son tan importantes las gafas de sol?

Las gafas de sol protegen los ojos de los rayos ultravioletas y reducen el riesgo de contraer cataratas u otras patologías como la DMAE (degeneración macular asociada a la edad). Por tanto, vale la pena tomar esto en consideración y utilizar gafas de sol de forma habitual.

Además y dependiendo de su diámetro, las gafas de sol pueden proteger la piel sensible periocular que se encuentra alrededor de los ojos. El daño de la radiación ultravioleta es acumulativo y permanente. Puede afectar a la córnea, el cristalino, el iris, la retina y los tejidos epiteliales y conjuntivales. Además, evitaremos el fotoenvejecimiento de esta área tan sensible.

Enfermedades oculares provocadas por la exposición ultravioleta

Fotoqueratitis: la capa corneal se irrita y pierde consistencia. La respuesta inflamatoria tiene como resultado edema y congestión corneal.
Pinguécula: es una lesión benigna y amarillenta en la conjuntiva. Provoca sequedad y molestias en los ojos sensibles.
Pterigion: para protegerse, la capa conjuntival epiteliza y crece. Produce irritación y molestias en el ojo. Puede alterar la visión si la lesión llega afectar a la córnea.

Por ello es tan importante escoger el tipo de cristal adecuado. Así pues, las gafas de sol deben tener filtro solar, estar homologadas (marca CE–Comunidad Europea) y marcar con claridad qué tipo de categoría son, porque así sabremos qué capacidad de protección para nuestros ojos tienen.

Tipos de protección de las gafas de sol

Se distinguen cinco tipos de filtros para lentes de sol, divididos según la cantidad de luz que dejan pasar:

  • Gafas de sol categoría 0: el filtro deja pasar entre el 80 % y el 100 % de la luz visible. Se deben utilizar para exteriores con poca luz o, en el caso de personas con alguna fotosensibilidad, para interiores.
  • Gafas de sol categoría 1: el filtro deja pasar entre el 43 % y el 80 % de la luz visible. Se deben utilizar para paseos por ciudad, exposición eventual o para conducción por ciudad.
  • Gafas de sol categoría 2: el filtro deja pasar entre el 18 % y el 43 % de la luz visible. Se deben utilizar para deportes y actividades al aire libre y para la conducción fuera de ciudad.
  • Gafas de sol categoría 3: el filtro deja pasar entre el 8 % y el 18 % de la luz visible. Se deben utilizar en zonas de playa y montaña durante el verano.
  • Gafas de sol categoría 4: el filtro deja pasar entre el 3 % y el 8 % de la luz visible. Se deben utilizar en deportes de alta montaña, esquí, vela y otro tipo de deportes acuáticos.

 Recomendaciones y beneficios

1Mejor graduadas: recomendamos que, si tienes miopía o hipermetropía, las uses graduadas. Así obtendrás una mayor comodidad visual.

 

2Utilízalas en la conducción: las gafas de sol minimizan el riesgo de deslumbramientos y consiguen una mayor adaptación al cambio de luz.

 

3Protección con efecto pantalla: reducen la sequedad ocular y aumentan la protección ante alérgenos o condiciones ambientales.

 

4Niños: hasta casi los 12 años, no obtenemos una opacidad adecuada de nuestro cristalino. Debido a que es más transparente, permite una mayor transmisión de los rayos ultravioleta. Su protección con gafas es aún más importante para evitar daños cuando sean adultos.