¿Qué debemos conocer sobre ella?

En nuestra primera visita al oftalmólogo siempre suelen asaltarnos las dudas. En el siguiente post conoceremos los detalles de la primera visita al oftalmólogo.

En la primera consulta oftalmológica nos realizarán un estudio completo mediante la realización de distintos tests, para detectar posibles alteraciones visuales (estrabismo, ojo vago, dificultad para enfocar…). Se realizan sobre cada ojo de manera individual, y después en su conjunto.

El primer test será  la medición de la agudeza visual. En él nos mostrarán letras y/o dibujos con distinto tamaño, contraste e iluminación y deberemos indicar si los distinguimos correctamente. El valor de la agudeza visual corresponderá con el detalle más pequeño que el paciente es capaz de distinguir.

Posteriormente, el oftalmólogo nos mostrará letras sobre fondos de colores distintos, generalmente rojos o verdes. Tendremos que identificar sobre cuál de ellos vemos más nítidas las letras. Gracias a esta prueba llamada Test bicromático, nuestro oftalmólogo podrá determinar si tenemos problemas de miopía o hipermetropía. El siguiente paso será comprobar si tenemos dificultad a la hora de diferenciar ciertos colores y descartar problemas de daltonismo.

Puede realizarse también, si el oftalmólogo lo considera oportuno, un fondo de ojo. Para ello nos administrarán unas gotas que nos dilatarán la pupila. Esta dilatación suele durar unas horas, y será aconsejable que no permanezcamos mucho tiempo en lugares con exceso de luz, ya que ésta podrá molestarnos. Pueden sernos de utilidad las gafas de sol.

Con respecto a la preparación de la visita, es recomendable que sigas estas pautas:

  • Si ya eres usuario de lentes, es recomendable que las lleves contigo a la consulta para poder determinar cuál es su graduación.
  • Si utilizas lentes de contacto, es necesario que acudas a la visita sin ellas puestas y tras un periodo de entre 24 – 48 horas sin utilizarlas.
  • Comenta con tu oftalmólogo la medicación que tomas, para poder identificar si algún posible efecto secundario de la misma puede estar modificando tu visión.
  • Evita acudir con maquillaje a la revisión oftalmológica.
  • Acude con unas gafas de sol por si fuera necesario dilatarte las pupilas. Después de este examen, el ojo es más sensible a la luz y puede molestarte.

Se recomienda que acudamos a la consulta de oftalmología al menos una vez al año, salvo que sospechamos algún problema de visión y debamos acudir antes.

No dudes en consultar con un profesional de la visión ante cualquier molestia, y realiza revisiones periódicas, para detectar cualquier anomalía.

¡No descuides tus ojos!